obra

residual

Durante dos años recolecto los residuos que resultan de mi actividad pictórica. Con la minuciosidad del entomólogo, capturo los restos y los guardo en tarros de cristal. Óleo, acrílico, plástico, serrín, arenas, telas, grapas, tapas de botes de pintura, virutas de goma de borrar, afilado de crayones. Guardo trapos manchados, pinceles, espátulas y paletas. Todo sirve, todo se rescata.


residual
2012
Instalación.
CAAM. Las Palmas de Gran Canaria.
Medidas variables.

23 recipientes herméticos. 8 recipientes herméticos grandes: Cristal, metal, óleo, acrílico, hilo, arena, serrín, plástico, papel y madera. 16 x Ø 9 cm.

15 recipientes herméticos pequeños: Cristal, metal, loneta, tela, liquin original, precinto transparente, cinta de embalar, cinta de carrocero, plástico de burbujas, plástico, óleo, acrílico, goma, clavos, grapas, alcayatas, papel kraft, papel y cera. 10,3 x Ø 9 cm.

Cubo transparente. Metacrilato, trapos manchados de acrílico y óleo. 50 x 50 x 50 cm.

Prisma transparente. Metacrilato, pinceles manchados de óleo. 32 x 16 x 16 cm.

lo oculto y lo visible

Para presentar residual ningún lugar mejor que el propio estudio, por eso cubro con un material pobre, papel kraft, todos los elementos que conforman este espacio. La intención es que los objetos del estudio no den información de su material, color o textura sin que esto altere su forma ni su disposición habitual. El resultado parece querer competir con lo que en verdad se muestra, el recipiente, el desperdicio, la sobra, creando una tensión visual entre lo que se enseña y lo que se cubre.


lo oculto y lo visible
2012
Instalación.
Estudio 3. Centro de Producción de Artes Visuales. Centro de Arte La Regenta Medidas variables.

Estudio de artista envuelto en papel kraft.

23 recipientes herméticos.

8 recipientes herméticos grandes:
Cristal, metal, óleo, acrílico, hilo, arena, serrín, plástico, papel y madera.
16 x Ø 9 cm.

15 recipientes herméticos pequeños:
Cristal, metal, loneta, tela, liquin original, precinto transparente, cinta de embalar, cinta de carrocero, plástico de burbujas, plástico, óleo, acrílico, goma, clavos, grapas, alcayatas, papel kraft, papel y cera.
10,3 x Ø 9 cm.

Cubo transparente.
Metacrilato, trapos manchados de acrílico y óleo.
50 x 50 x 50 cm.

4 bolsas herméticas.
Plástico, papel y tinta.
42 x 29,7 x 5 cm. c/u.

inventario

Para hablar de lo que surge del ejercicio artístico ningún lugar mejor que el propio estudio. Con motivo de la primera presentación de residual envolví con papel craft -un material pobre- todos los elementos que conforman mi espacio de trabajo. La finalidad consistía en que los objetos no se pudiesen ver, sin que ello alterase su forma ni su disposición habitual. El resultado competía con lo que en verdad se mostraba, el excedente, el desperdicio, creando una tensión visual entre lo que se enseñaba y lo que se cubría.

Embalar cada uno de los objetos que conformaban mi taller supuso así un ejercicio de inventariado. Aprovechando el trabajo realizado, decidí documentar cada uno de los objetos envueltos para producir una pieza fotográfica que dejase al desnudo el proceso. Como si de pronto invirtiese el estudio, muestro los objetos empapelados, el embalaje vacío y el objeto descubierto, conformando una nueva instalación que cuenta con un conjunto de 159 trípticos fotográficos y un tubo de cristal que contiene todo el papel craft empleado.

noli me legere

Edita: Gobierno de Canarias
Año: 2016
Textos: Alejandro Vitaubet, Pepe Romero
Páginas: 88
Idioma: Castellano, Inglés
ISBN: 978-84-7947-651-9

lettera morta

Edita: Cabildo de Gran Canaria
Año: 2016
Textos: Eleonora Battiston
Páginas: 36
Idioma: Castellano

aún recuerdo tu nombre

Lettera morta es una exposición que se centra en la palabra como un elemento tóxico e hiriente. Con un punto de vista autorreferencial, tomo el auto-boicot como eje a través del cual se articulan las piezas que presento. Para la inauguración decido realizar una performance. La acción es sencilla, beber chupitos con la intención de olvidar a alguien. Tras cada chupito, si aún recuerdo a esa persona lo ratifico diciendo: Aún recuerdo tu nombre. Me interesa comprobar cómo se puede distorsionar fonéticamente la frase según se produce la embriaguez, pero ocurre otra cosa.

Con cada trago los recuerdos no se pierden, justo al contrario, se vuelven más nítidos. En oposición a la creencia popular de que el alcohol ayuda a olvidar, la exposición repetida al etanol aumenta la plasticidad sináptica. Según avanzo la performance y me embriago, más fuerza recobra el recuerdo, produciéndose en mí un colapso emocional. Comienzo a llorar, generando una atmósfera íntima y sombría que el espectador no soporta. Lo vive como una intrusión. Apenas entra en la sala, contempla las otras obras, me mira con disimulo, saliendo del espacio lo antes posible y, en ocasiones, permaneciendo fuera para luego saludarme. La frase se distorsiona, pero no sólo por la bebida, sino por la pena.

Tras 14 chupitos de ron blanco en cuarenta minutos, ya totalmente borracho, comprendo que el ejercicio es inútil. El recuerdo no se disipa y no aguanto más la emoción que me produce no olvidar. Me levanto y me acerco a las personas que han esperado para hablar conmigo. Profesionales y amigos que vuelvo a ver después de dos años de ausencia. Aquí es cuando se manifiesta el segundo acto de la performance, el gran boicot, mi comunicación es deficiente debido al alcohol, no controlo mis actos y al día siguiente no guardo ningún recuerdo.

  


aún recuerdo tu nombre
2016
Performance.
Lettera Morta. Centro de Artes Plásticas de Las Palmas de Gran Canaria.
Fotografías: Manolo Morales y Joaquín Artime.

Tablero, burras, taburete y cubo.
Medidas variables.

Vaso de chupito.
7 x Ø 4 cm.

Botella de ron blanco.
32 x Ø 8 cm.

Prueba

residual, 2013, instalación, medidas variables.
23 recipientes herméticos.
8 recipientes herméticos grandes: Cristal, metal, óleo, acrílico, hilo, arena, serrín, plástico, papel y madera. Alto: 16 cm.
Diámetro: 9 cm. 15 recipientes herméticos pequeños: Cristal, metal, loneta, tela, liquin original, cinta adhesiva transparente, cinta de embalar, cinta de carrocero, plástico de burbujas, plástico, óleo, acrílico, goma, clavos, grapas, alcayatas, papel craft, papel y cera. Alto: 10,3 cm.
Diámetro: 9 cm. Cubo transparente.
Metacrilato, trapos manchados de acrílico y óleo. 50 x 50 x 50 cm.
Prisma transparente.
Metacrilato, pinceles manchados de óleo. 32 x 16 x 16 cm.

 

 

 

 

 

 

 

recopilatorio

El residuo como evidencia de lo ocurrido, como backstage nunca se muestra pero se erige como elemento revelador del proceso artístico. En esta ocasión rescato el residuo para darle la categoría constructiva que merece. A modo de detective, analizo y catalogo la basura que acumulo durante el primer año de residencia en el Centro de Producción de Artes Visuales de La Regenta. Para ello desarrollo un inventario donde no sólo me preocupo por qué clase de desperdicio produzco, sino también por la cantidad y cómo ésta se traduce en masa y peso.


recopilatorio
2013
Instalación.
Medidas variables.

Montaña de basura.
888 elementos: Bote de gesso, plástico, platina de bote de gesso, cartón de cinta de carrocero, cartón de caja de óleo, cartón de caja de pinceles, cartón de caja de condones, postal, cartón de rollo papel de cocina, cartón, plástico de pack cervezas, tubo de óleo, pluma, orquídea, hoja de planta, papel de anotaciones, alambre, envoltorio de frutos secos, brick de jugo, papel, folleto de exposición, bolsa de plástico, tarrina de flan, tarrina de yogurt, sobre Barley, envoltorio de lasaña, bandeja de lasaña, cartón de caja de pilas, cartón de papel higiénico, cartón de caja de gesso, plástico de burbujas, platina, boceto, pack de jamón serrano, pack de queso gouda, abridor de jugo, cepillo interdental, cepillo de dientes, cáscara de naranja, plástico de pack de auriculares, bono, retal de loneta, cáscara de pistacho, papel kraft, billete de avión, caja de plástico de hembrillas cerradas, elástico, blu tack, lata de aguarrás, gasa, cinta de embalaje, envoltorio de plástico para pañuelos, pañuelo con mocos, hilo, cartón-pluma, tapa de liquin, cinta de carrocero, manises, envoltorio de manises, fragmento de cuchilla, pack de auriculares, plástico adhesivo blanco, pañuelo, garrafa de agua de 5 litros, garrafa de agua de 8 litros, botella de agua de 1,5 litros, botella pequeña de agua, lata de cerveza, lata de refresco, papel de cocina manchado de óleo, protector de gomaespuma, camiseta, radio, cuña, taco, silicona, envoltorio de ibuprofeno, envoltorio de barrita de sésamo, guante de plástico, liquin, rotulador, arandela oxidada, tirita improvisada, brida cortada, platina de tabaco, abre fácil, clavo, mota de polvo, pegatina roja. Medidas variables.

1 esquema.
Grafito, bolígrafo y rotulador gris sobre papel kraft.
96 x 58 cm.

2 apuntes:

Grafito y rotulador gris sobre papel kraft.
19 x 18,5 cm.

Grafito, bolígrafo y rotulador negro sobre papel kraft.
20 x 18,5 cm.

Basurilla incontable.
Polvo, plástico, cartón, madera, hilo y pelo forrados en plástico.
53 x 19,5 cm.

Io non parlo italiano

Dentro del marco de The Others Art Fair presenté un proyecto de performance que, como pretexto, titulé Il pozzo dei segreti. En mi propuesta, me sitúo en el centro del patio, frente a una escalera de caracol cuyo acceso está prohibido, para mecanografiar en una bobina de papel los secretos que me confían los asistentes. Según voy añadiendo líneas, las palabras se precipitan despacio en un descenso hacia lo recóndito, hacia el olvido.

Si atendemos a la naturaleza del secreto, cuando se libera se produce una expiación personal en la cual uno exime sus culpas. No importa la persona a la que se confía, lo importante es el hecho de verbalizarlo, sacarlo fuera.

Como todos, yo también guardo mi secreto, y lo tecleo una y otra vez, sin tinta, pero dejando huella en el papel. Durante ocho horas, como un pesar que me atormenta, escribo: Io non parlo italiano. Cuando alguien se acerca, en seguida cambio la frase y mecanografío: Tell me your secrets. El público, pasmado al encontrarme en una sala oscura, se aproxima. En el suelo encuentra carteles que lo animan a contar sus confidencias. Éste se extraña de que la máquina de escribir no deje tinta y se preocupa por si verdaderamente escribo o no. Cuando descubre que sí, se esfuerza en leer las huellas de las letras que estampo. Muchos descifran el mensaje en inglés, algunos pocos descubren mi secreto en italiano. Y cuando alguien se me arrima al oído, yo me empecino en transcribir fonéticamente lo que me ha dicho. A veces consciente de lo que anoto, tantas otras no. Como vehículo y partícipe. Guardando para siempre sus confesiones.

  


Io non parlo italiano
2015
Performance.
The Others Art Fair. ExCarcere Le Nuove. Turín. Italia.

 

En la instalación, recupero imágenes de la performance, los carteles y la platina resultante, que sale directamente de la pared.


Io non parlo italiano
2016
Instalación.
Noli me legere. Sala de Arte Contemporáneo. Santa Cruz de Tenerife.
Medidas variables.

Platina hendida con máquina de escribir.
500 x 8 cm.

11 fotografías.
Impresión sobre papel.
10 x 15 cm. c/u.

8 carteles.
Rotulador negro sobre papel.
29,7 x 21 cm. c/u.

bienvenido al reino

Del fieltro se sustraen las oquedades de las letras para construir una cortina de más de cuatro metros de altura. La instalación se acompaña de un vídeo tok.

 


bienvenido al reino
2016
Instalación.
Medidas variables.

Fieltros.
Fieltro granate, gris y violeta intervenidos con spray rosa, plateado y negro.
Medidas variables.

Vídeo.
tok
Vídeo de 09‘ 33”.
Edición de 3.