La Trascava

La Casa-Museo Pérez Galdós organiza unas jornadas sobre las mujeres en las novelas de Pérez Galdós. Con esta premisa me invitan para realizar una performance. Escojo Marianela (1878), novela que leo en mi adolescencia y cuya historia, centrada en una huérfana sin educación ni familia, víctima de una situación de abandono, deja en mí una huella.

De la novela tomo un espacio abierto a lo fantástico para desarrollar un análisis de la obra desde una perspectiva feminista. La Trascava es una gran boca por la cual desciende un agua violenta. Es una sima, un abismo cuyo fin no se conoce. La pequeña Nela, asegura escuchar en el rumor de sus aguas voces que el señorito Pablo Penáguilas, a quien acompaña como lazarillo, es incapaz de discernir. Justo en ese accidente geográfico fallece la madre de la muchacha.

Para presenciar la acción, el público ha de vendarse los ojos, con la intención de aproximar su experiencia al personaje de Pablo Penánguilas, ciego de nacimiento (como ciego también terminó el propio Pérez Galdós). Uno a uno, los asistentes acceden al espacio. La artista rosa mesa los guía hasta sus sillas. Mientras, en la primera planta del patio, corro, grito y susurro cuestiones palabras y frases de la novela.

En cuanto están todos. Inicio una conferencia performativa en la cual expongo un análisis crítico de la novela y persigo crear una primera impresión. Poco a poco desgrano la historia de Marianela, analizo los personajes y lo que ocurre entre sus páginas, expongo un análisis de las palabras que se emplean para dirigirse a ella con una carga negativa que viaja desde el desprecio hasta la compasión. Concluyo con una retahíla de preguntas. Por último, les pido que se retiren el velo. Allí, frente a ellos me erijo con el torso desnudo y un cancán de folios negros que tienen estampadas, en negro también, las palabras que configuran la novela.

La Trascava. 21 de marzo de 2019. Casa Museo Pérez Galdós. 40’.

Fotos: rosa mesa.