obra

Maurice Blanchot

Troquelo en un banderín verde una frase de Maurice Blanchot: «Aquél que critica o rechaza el juego, ya está en el juego.»

Maurice Blanchot. 2019. Banderín. Tejido sin tejer verde troquelado, cordón e hilo dorado. 46 letras. 12 palabras. 24x17cm c/u. 15,31m de longitud. Montaje variable.

Plantillas

Rescato unas plantillas de madera y metacrilato de una pieza anterior, las monto, buscando correspondencias formales para sujetarlas por sólo cuatro puntos. Las superpongo codificando un texto fragmentado que aparece al derecho y al revés. Juego con la transparencia y la opacidad, con la textura y el color, con lo que se lee o no se puede leer.

Plantillas. 2019 Madera cortada a láser. Spray naranja y rotulador amarillo sobre metacrilato cortado a láser. Clavos. 22,4×25,5x5cm.

lógica de sucesiones

Una línea de mi trabajo presenta piezas con el subrayador como elemento que no resalta un texto sino que lo construye. Este texto consiste en la repetición de una misma frase sobre una bobina de papel. Por una cara es de un color y está escrito al revés; por la otra, es de otro color y está escrito al derecho. En la pared, el papel se instala arrugado o enrollado con la intención de mostrar ambas partes.

¿Qué ocurre si esta ordenación de color y disposición estuviese escogida por una cuestión matemática? ¿Cómo sería el producto? En esta búsqueda, he trabajado con sucesiones divergentes, con la intención de organizar cambios de color de manera creciente por cada una de las caras de la pieza. El primer objetivo ha sido hallar un segmento de dos sucesiones distintas cuya suma de términos consecutivos por segmentos diesen el mismo resultado. Después de hacer diversas pruebas, hallo que la suma de los términos del 2 al 10 en la sucesión {an} = {n2x 2} equivalen a la suma de los términos del 3 al 10 en la sucesión {bn} = {(n2x 2) + 1}. De este modo, obtengo una misma medida, 768 cm., con dos maneras distintas de dividirla. Por una cara, alterno los colores naranja y rojo; por la otra, los colores amarillo y verde, escribiendo en todo momento una misma frase: “LÓGICA DE SUCESIONES”.

Con unos 17cm. de ancho, obtengo una cinta de papel de 768cm. de longitud.

En La fiesta no es para todos la pieza se muestra colgando como si fuese una gran serpentina por desplegar. Su apertura la modifico a lo largo de la exposición.

lógica de sucesiones. 2017. Montaje en La fiesta no es para todos, Misterpink Contemporary Art Projects, 2019. Subrayador naranja, rojo, amarillo y verde sobre papel kraft blanco. Papel de 17x768cm. Medidas de montaje variables.

Cara o cruz

Un cristal circular es intervenido con escritura por sus dos caras, generando enfrentamiento y opacidad entre ambos lados. Por un lado se escribe con rotulador blanco “CARA” y por el otro, con rotulador rosa, “CRUZ”.

Cara o cruz. 2019. Rotulador blanco y rosa sobre cristal. Ø47×0,5cm.

Hoja de sala

Con ironía, se propone como hoja de sala confeti de letras y cifras. El visitante puede cogerlo, leerlo y llevárselo a casa.

Hoja de sala. 2019. Caja de metacrilato y 180 g. de confeti de letras y cifras de cloruro de polivinilo de colores metalizados. 25×23,5×3,5cm. En La fiesta no es para todos, Misterpink Contemporary Art Projects, Valencia.

Fotografías: Joaquín Artime y Susana PG.

Giorgio Agamben

Troquelo en un banderín azul una frase de Giorgio Agamben: “El capitalismo como religión no mira la transformación del mundo, sino su destrucción”.

Giorgio Agamben. 2019. Banderín. Lona azul troquelada, cordón blanco y grapas. 74 letras. 13 palabras. 24x17cm c/u. 22,87m de longitud. Montaje variable.


Have a good day!

Cuando el visitante sale encorvado de la instalación Clouds in the head, se encuentra en el suelo un cubo con gel de purpurina. Este puede introducir la mano y aplicarse el ungüento en la piel. Al ser un gel hipoalergénico, la piel absorbe el gel y fija la purpurina. Si el visitante se excede, lo cual es habitual, no encontrará nada para limpiarse. Esta pieza, ubicada al inicio de la sala, pretende captar la atención del espectador con su brillo para, si cae en la trampa, construir una experiencia incómoda el resto de la visita.

Have a good day! 2019. Gel hipoalergénico con purpurina verde. 24×28øcm.

Clouds in the head

Un lapsus linguae cambia la frase hecha head in the clouds por clouds in the head. Al alterar el sentido original, se elimina lo que su significado contiene de expansión para tornarse en una contención interior. Este título hace referencia a un bloque de globos –de colores metalizados o transparentes con confeti– que cuelga del techo de la entrada a Misterpink Contemporary Art Projects. El conjunto llena el ancho del corredor a lo largo de tres metros, de forma irregular y a una altura tan baja que para sortearlos hay que agacharse. Un obstáculo que entraña un papel activo por parte del espectador para acceder dentro de la sala.

Debajo de los globos, el suelo está cubierto de confeti reflectante, adoptando los colores que se hallan sobre él en función del punto de vista del visitante.

Clouds in the head. 2019. Instalación en La fiesta no es para todos, Misterpink Contemporary Art Projects, Valencia. 250 globos de colores metalizados y globos transparentes con confeti, nailon, y confeti plateado y rosa metalizado. Medidas variables.

Per speculum in aenigmate

Per speculum in aenigmate es una instalación en colaboración con Judit Mendoza. Con carácter multidisciplinar se aúnan arte, matemáticas, danza, spoken-word, audio, performance y videodanza. Cuando esta bailarina y matemática me invitó a trabajar visualmente sobre el infinito dentro de su proyecto “Hilando el infinito”, supe que quería intervenir el Laberinto de Espejos del Museo de La Ciencia y el Cosmos (La Laguna, Tenerife), con la intención de que el reflejo de mi serie letanías se multiplicase a través de las oquedades de redes construidas con rotulador.

Las letanías se ponen al servicio de 6.600 cm de longitud (55 espejos de 120 cm de ancho x 220 cm de alto). Sólo la entrada es intervenida por mi mano. El interior del laberinto es construido gracias a siete talleres, de hora y cuarto de duración, que se imparten durante cuatro días. Participan más de 60 personas de distintas edades, estampando más de 60 caligrafías que ofrecen, con una misma metodología, una diversidad que se engarza con el concepto del infinito.

17 son las frases escogidas para convertirse en letanías. Estas frases salen de cuatro poemas que reflexionan sobre el infinito: El de Judit Mendoza, los de los dos cursos de “Hilando el Infinito” y el mío. Los versos se distribuyen por el laberinto, asignándoles un campo de color concreto. El espejo frontal de entrada, es el comienzo; su opuesto, el final del poema, es la salida.

Para que se aprecie el reflejo de unas letanías dentro de las otras, como si en lugar de sobre el espejo, la letanía colgase por sí misma y dejase ver lo que hay detrás, pongo en práctica dos estrategias:

En primer lugar, uso cinco colores (rosa, violeta, azul, azul claro y verde) en campos de color de distinto tamaño. Estas medidas responden a los términos de una sucesión concreta, an = 4n2, buscando, con la ayuda de Judit Mendoza, una ordenación lógica al que es un resultado azaroso. De este modo, la letanía verde se refleja en la de enfrente, la azul, mientras a su vez refleja dentro de sí la letanía azul que contiene la verde que refleja la azul, y así repetidamente, en un efecto inabarcable para la vista. Me sirvo de las interrupciones y los ángulos de los espejos para generar un amplio juego de colores en los que unos incluyen a los otros. Para el descanso del ojo, dejamos dos silencios (espejos sin intervenir) en su interior.

En segundo lugar, manipulo la iluminación para generar un ambiente con luz tenue que potencie el reflejo. En dos puntos del interior situados en lados opuestos, no obstante, coloco una bombilla con más vatios, para que al acceder al laberinto, la reverberación de un fondo iluminado llegue al espectador.

La instalación se completa con un audio. Judit Mendoza, haciendo uso de su formación como matemática, emplea permutaciones y números primos para traducir los versos en un nuevo lenguaje encriptado, el “idioma del infinito”. Después de trasladar nuestro poema a este idioma inventado, grabamos con nuestras voces un clip donde recitamos el poema. Primero uno, con un ritmo pausado. Luego el otro. Nos alternamos, pero paulatinamente las frecuencias de nuestras gargantas se solapan creando una intensidad sonora que se sitúa en uno de los silencios y reverbera en el laberinto como un eco.

per speculum in aenigmate. 2017. En colaboración con Judit Mendoza. Instalación en el Laberinto de Espejos del Museo de la Ciencia y el Cosmos. La Laguna. Tenerife. Rotulador rosa, violeta, azul, azul claro, verde y negro sobre 6.600 cm de espejos. Medidas variables.

Dos espejos. Uno de ellos intervenido con rotulador plateado. Ø 50 cm c/u.

 Audio de 16’01”. Edición única. Formato mp3.