está nublado

En esta ocasión, intervengo con rotulador verde el cristal del tríptico déjame ver el cielo (2017). No escribo, como en otras piezas de la misma serie, sino que dibujo el espacio negativo de las letras de la frase “está nublado”, obteniendo una secuencia de segmentos de color que funciona como un enladrillado que obstaculiza e interrumpe la visión, contradiciendo con cierto sarcasmo la letanía original. De este modo la parte visible de la fotografía es imagen y texto.

Esta manera de trabajar la fotografía supone convertirla en pieza única. Con el paso del tiempo se irá mostrando la imagen que hay debajo. Este proceso de revelamiento por deterioro se presenta como la base de la pieza, transformándose a lo largo de los años.


está nublado
2019
Edición única.
Impresión digital sobre papel de algodón y rotulador verde sobre cristal.
67,8 x 132 cm.

fin de fiesta

 


Fin de fiesta
2019
Performance para la clausura del proyecto La fiesta no es para todos en Misterpink Contemporary Art Projects, Valencia.

Piñata en forma de interrogación. Cartón, papel crepe azul y plateado, adhesivos, serpentina y cinta azul y plateada, lona azul troquelada y cordel blanco.
Relleno: letras troqueladas obtenidas de los banderines expuestos, confeti hecho a mano con los materiales plásticos empleados en la exposición, serpentinas de papel de colores, lentejuelas de distintos colores y formas, pompones de colores, pegatinas de colores, conguitos de colores, nubes rosas y azules, globos de colores, piruletas, caramelos, bombones y condones.
140 x 50 x 22 cm.

Participantes: Fito Conesa, Davide Delvecchio, Antonio Fernández Alvira, Eric Crossat, Estefanía Salas, Quique Marzal, Juan Ripoll, Raquel Pina, Blanca Viñals, Silvia Ariño, Elena Gómez, Rob Lennard y Miguel Sislian.
Fotografías y vídeos: Joaquín Artime, Susana PG y Miguel Sislian.

traca

 


Traca
2019
Performance para la clausura del proyecto La fiesta no es para todos en Misterpink Contemporary Art Projects, Valencia.

Participantes: Estefanía Salas, Miguel Sislian, M Reme Silvestre y Javi Moreno.
Fotografías: Joaquín Artime y Susana PG.

sobre W. S. Burroughs, Carlos Gamerro

Troquelo en un banderín amarillo una frase de Carlos Gamerro sobre William S. Burroughs: “La adicción, metáfora de toda forma de control. Vivimos en un mundo de adictos, los poderes y el mercado nos dominan a través de la adicción (drogas, dinero, poder, consumo, sexo y palabra).”.


Sobre William S. Burroughs, Carlos Gamerro
2019
Banderín. Plástico amarillo troquelado, hilo negro y cola de ratón negra. 191 letras. 33 palabras.
26 x 19 cm c/u.
47 m de longitud.
Montaje variable.

leer el espacio

Tras haber participado en el II Congreso de Arte de Acción. Acción Spring(t) con la ponencia/perfomance El lector, propuse volver a la planta baja de la facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid para leer los grafismos que se apoderan de las taquillas, las paredes, el mobiliario. Escritos que son producto de las inquietudes de los alumnos –actuales o pasados–. Presté atención al resultado de aquellos que ya han tomado la palabra y se han apoderado del espacio, apropiándose de los pasillos para convertirlos en un tablón de anuncios, donde conviven las proclamas ideológicas o críticas, la firma, el chiste y la conversación en el tiempo –a través de una frase y la aparición de una respuesta–. Este acto subversivo modifica la imagen de la facultad con el fin de hacer de la universidad algo propio, habitar las zonas comunes, exponer públicamente problemas, compartir preocupaciones, connotar, escandalizar, interrumpir un tránsito aséptico.

Estos escritos suponen un retrato de la facultad y de los alumnos que la conforman. Mi propuesta les dedicó un tiempo, les dio voz. Con un megáfono leí cada una de estas frases. Con otro invité a los asistentes que me acompañaban a que hiciesen lo mismo, generando un eco sonoro, un murmullo que resonó en el edificio, como un modo de dar vida a aquello que, de lo contrario, permanecería en silencio.

 


Leer el espacio
2019
Performance en Acción Spring(T) III Congreso de Arte de Acción en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid.
Fotografías: Estefanía Salas y Arantzazu Ros.

detrás del fuego

Escribo sobre la superficie del cristal del tríptico al calor del hogar un mensaje con rotulador amarillo, “que arda”. Con el paso del tiempo, el acrílico se irá deteriorando para revelar la imagen que se halla debajo. En esta ocasión, para presentar el conjunto de fotografías, preparo una serie de letanías en distintos materiales con la intención de potenciar o contradecir la letanía original. Tomo el calor, lo frágil y lo efímero como puntos de referencia para expandir la pieza. Intervengo con carboncillo una moqueta. Troquelo una manta térmica. Con ello pongo en cuestión los materiales con los que construir o no una obra artística, incidiendo en su escasa perdurabilidad. Detrás del fuego se pregunta qué es lo que queda después.


Detrás del fuego
2019
Instalación.
Tríptico fotográfico intervenido con rotulador amarillo, manta térmica troquelada, imanes y carboncillo sobre moqueta gris.
Medidas variables.

narciso

En el 5º Encuentro Cuerpo a Cuerpo que se celebra en el Centro de Arte La Regenta reflexiono en torno a la idea de exhibirse, dentro de una sala institucional, como una pieza artística que emplea el cuerpo como medio. Para ello tomo como referencia trabajos performáticos asimilados por el sistema del arte: la Base mágica. Escultura viviente o las Esculturas vivientes firmadas de Piero Manzoni; Family Tree, de Zhang Huan; Untitled (Go-Go Dancing Platform), de Felix Gonzalez-Torres; o Shiva, de Ana Laura Aláez. Propuestas de distinto carácter donde el cuerpo deviene escultura a través del uso de la peana, la escritura o el espejo.

Narciso es una performance de tres horas donde me (auto)exhibo al completo. Me desnudo, y al hacerlo pongo el culo. Primero me quito la ropa, luego la barba, el pelo (con la ayuda del comisario, Pedro Déniz), las cejas. Toda la superficie de mi piel se convierte en un lienzo donde poder escribir la palabra “yo”. Un ejercicio de auto-reconocimento que, si bien sirve para comprender y analizar los límites del cuerpo, también pone en juego el narcisismo que supone en mucho arte de acción hablar desde la experiencia en primera persona, donde se pone el acento en lo que el performer ensaya y siente en una búsqueda hacia lo intangible.

En la acción, me sitúo sobre una peana cilíndrica que tiene una superficie reflectante donde mi imagen reverbera a mis pies. En torno a la peana se disponen de modo organizado, como segunderos de un reloj, varios rotuladores que responden a tres grosores distintos. En una peana cúbica cercana se sitúan un espejo circular y un reloj. Este reloj suena cada 40 minutos para señalarme que he de cambiar de rotulador a uno de punta más ancha. Al empezar, escribo con un marcador muy fino, que viaja desde la superficie de mi dedo anular de la mano izquierda al dedo meñique del pie derecho. Como el proceso de escritura es lento, voy adoptando posturas prácticamente estáticas, lo que me convierte en una escultura que se dibuja a sí misma.

Con el tiempo, cambio de grosor y consigo abarcar más espacio corporal, cada vez más rápido. En la fase final, el comisario invita al público, sin más indicaciones, a que siga mi escritura por aquellas partes del cuerpo a las que no accedo: nalgas, brazo derecho, espalda, cráneo, cara. Y lo hacen, continuando la textura visual de un texto que no reconocen.


narciso
2019
Performance.
5º Encuentro Cuerpo a Cuerpo. Centro de Arte La Regenta. Las Palmas de Gran Canaria.

Colabora: Pedro Déniz.
Fotos: Yon Bengoechea y Javier Artime.